Guía básica para un crédito hipotecario

Dic. 9, 2018, 9:51 a.m. | bancompara
Tiempo de lectura: 3 min.

El mercado hipotecario puede ser intimidante. Pareciera que requiriéramos una maestría en tasas de interés, instituciones financieras, mensualidades crecientes o fijas e incluso en estimaciones de valor de propiedades. Pero si te interesa comprar, construir o renovar una vivienda, no te preocupes: para iniciarte en este tema, necesitas una guía muy básica que te facilite el proceso.

En mis años de experiencia he identificado cinco conceptos que se repiten en la conversación cuando se trata de deducir qué es un crédito hipotecario.

  1. Sujeto de crédito: Es lo primero que debes saber antes de considerar solicitar un crédito (de cualquier tipo, pero en particular hipotecario). Puede ser sujeto del crédito toda persona física que cuente con ingresos demostrables, ya sea que estés contratado o trabajes de manera independiente. Si no estás contratado, puedes demostrar ingresos ya sea por honorarios, siendo accionista de una empresa o comprobando depósitos en tus estados de cuenta bancarios.

  1. Bancos o instituciones de crédito: Son las entidades financieras más comunes que te otorgan un crédito para poder comprar, construir o mejorar una casa. Los requisitos específicos de cada uno varían para el otorgamiento de un crédito, pero en general requieren lo siguiente:
    1. Edad mínima de 25 años y máxima de 74
    2. Historial crediticio (investigación en buró de crédito)
    3. Comprobantes de ingresos
    4. Avalúo del inmueble que quieres comprar o mejorar

  1. CAT: el acrónimo del Costo Anual Total es el primer indicador para calcular el costo de un crédito. Toma en cuenta todos los elementos que conforman el pago del préstamo (tasa de interés, seguros, comisiones, etc) y representa la tasa de interés que efectivamente se está pagando por el crédito.

  1. Avalúo: es una valuación financiera del costo del inmueble que te interesa. Es realizado por un valuador independiente del banco al que le estés solicitando un crédito. Su finalidad principal es que el banco tenga la certidumbre que el inmueble que se adquiere es garantía suficiente para el crédito que se está otorgando.

  1. Cofinavit: Es un crédito hipotecario que, en colaboración con una entidad financiera, te otorga el Infonavit –el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, al que perteneces por default si estás contratado de manera formal e inscrito al IMSS– para obtener un monto de crédito mayor. Suma el crédito que te da el Infonavit y el crédito de la entidad financiera de tu elección.

Como dije, esta es solo una guía básica para iniciar el proceso de adquirir un crédito hipotecario, pero informarte sobre estos cinco puntos hará que comprendas en totalidad los términos de tu préstamo, que estés informado y que no sientas que luego hay sorpresas inesperadas.

Después de tener estos términos en tu mente viene la fase de encontrar un banco que te otorgue el préstamo hipotecario. Aquí es donde herramientas como las que te brinda Bancompara toman mayor importancia, pues no tienes que emprender la búsqueda de un banco que te acepte con todas tus condiciones, sino comparar créditos por medio de la plataforma Bancompara, ingresar tus datos en el pre-aprobador y luego esperar a que ellos consigan el mejor crédito y el mejor Banco para ti.

Inscríbete a nuestra lista de correos

Recibe información relevante acerca de: cómo funcionan los créditos hipotecarios,
cómo aprovechar una oportunidad de compra-venta, administración de deuda
y todo lo necesario para prepararte en la adquisición de un crédito hipotecario