Las tarjetas de crédito, ¿cuál es su impacto real en la construcción de historial crediticio?

Dic. 19, 2018, 9:42 a.m. | bancompara
Tiempo de lectura: 3 min.

Tarjetas de crédito: ¿tener o no tener? (ése es el dilema). Algunos les temen, otros las aman y otro grupo las odia. Pero la verdad es que la relación de las personas con las tarjetas de crédito es una de amores y odios con tintes de círculo vicioso, pues, si una persona no tiene tarjeta de crédito, no tiene historial crediticio, y si no tiene historial crediticio, es muy difícil que obtenga una tarjeta de crédito. Al menos, esa es la creencia popular. ¿Pero es de verdad tan importante su impacto en el puntaje de crédito?

¿Primero que todo, qué es el historial crediticio? Es un informe sobre el comportamiento financiero de una persona y sobre cómo maneja la deuda. Por lo que tener deuda no siempre es sinónimo de algo malo, sino de que la persona tiene capacidad de endeudamiento.

Para ir al grano: sí, tener una tarjeta de crédito facilita todo el proceso de pedir cualquier otro crédito; de vehículo, hipotecario, etc. Tal vez cuando una persona es joven (tiene, por decir, 23 años), aquello de pedir créditos no le sueña mucho; sueña con vivir libre por el mundo viajando en un bote de velas cantando canciones de ABBA, pero la realidad es que la mayoría de estos jóvenes van a querer hacer uso de sus cupos de crédito más adelante, no solo para pagar una cena a la orilla del mar en Santorini, sino, entrados en los treintas, para comprar una casa, un vehículo o una televisión de 60 pulgadas. (En el 2017 los bancos otorgaron más de 99 mil créditos hipotecarios, según un estudio del BBVA Research sobre la situación hipotecaria en México)

Es decir, que la primera razón para hacerse a una tarjeta de crédito ahora mismo es, precisamente, por que entre más antigüedad tenga, mejor puntaje en el buró; claro, asumiendo que el propietario de la tarjeta haga un buen uso de ella. Tener un buen puntaje de crédito derivado de tarjetas bien utilizadas es una ventaja que solo se puede disfrutar con el tiempo.

Pero si el impacto positivo que tiene una tarjeta de crédito en el historial crediticio es grande, ni hablar del impacto negativo, cuando una persona ha tenido un mal manejo. Cuando un usuario no trata bien a sus tarjetas, estas se lo cobran con creces. Malos usos comprenden utilizar el cupo de sobregiro, perder los plásticos y la peor de todas: retrasarse en el pago, que es algo que de seguro hará que el nombre de una persona aparezca con un mal puntaje en su historial y en el buró de crédito.

¿Cuándo sí y cuándo no?

Ahora, las tarjetas de crédito a veces pueden ser buenas y a veces malas. Buenas cuando una persona tiene dos o tres, bien manejadas, pagas a tiempo, con un porcentaje saludable (o nulo) de compras diferidas a cuotas sin intereses. Malas cuando esa persona tiene 10, paga unas con avances de otras, está pagando cuotas con tasa del 51% y no le ayudan ni un poco en su puntaje crediticio.

Hay que tratar a las tarjetas de crédito como si fueran de presentación: muestras de nuestro currículo crediticio.

Como las tarjetas de crédito tienen este gran impacto en el historial, pero sin él es casi imposible que un banco otorgue una tarjeta, las personas pueden recurrir a otro tipo de estrategias para ir construyendo esa anhelada confianza por parte de un banco.

Hay opciones como:

-Tomar un contrato de televisión por cable

-Tener un contrato de un plan telefónico (celular o fijo)

-Obtener tarjetas de crédito de montos menores o emitidas por entidades no bancarias, como grandes superficies o almacenes por departamentos (estas tarjetas, aunque no emitidas por bancos, generan historial)

-Tener créditos de nómina o libranza (Pagar estos créditos a tiempo genera buen historial crediticio)

- Tener tarjetas amparadas por los padres, familiares o pareja

-Tener una tarjeta de débito asociada a una cuenta en donde se reciban ingresos estables.

Entonces, aunque las tarjetas de crédito siguen siendo las número uno a la hora de conformar un buen historial crediticio, hay otras opciones para obtenerlo. Aún más importante es recordar por qué se está construyendo ese historial tan esquivo para algunos, pues posteriormente será el camino para obtener un excelente crédito de libre destino, educativo, de vehículo o de vivienda.

Cualquier persona que necesite asesoría en cuanto a Buró de crédito o que ya se encuentre lista para acceder a un crédito de vivienda, puede solicitar una asesoría gratuita en la página Bancompara.mx, quienes desde hace cuatro años han venido asesorando a miles de clientes en cuanto a las opciones financieras con las que cuentan.

Inscríbete a nuestra lista de correos

Recibe información relevante acerca de: cómo funcionan los créditos hipotecarios,
cómo aprovechar una oportunidad de compra-venta, administración de deuda
y todo lo necesario para prepararte en la adquisición de un crédito hipotecario